sábado, 25 de enero de 2020

Contra la violencia y la crueldad


Pareciera que estamos en una época de transición de modelos y es innegable que el feminismo ha venido a conmover los cimientos del patriarcado.
Por estos días se escucha un reclamo social generalizado de justicia en virtud del aberrante hecho de Villa Gesell. Pero lo que me resulta llamativo y contradictorio es que en ese inmenso grupo en el que está incluida prácticamente toda nuestra sociedad y que pide justicia, aparezcan voces que expresan la pretensión de que los asesinos "reciban su merecido" en la cárcel en forma de sometimiento, incluso sexual, por parte de los internos con los que allí se encuentren. O sea, se condena la violencia contra el inocente y se la promueve contra el culpable. Hay allí una contradicción atroz.
Por otra parte, en esta expresión de "darles su merecido" queda claro de que no se trata de cualquier castigo, sino de uno destinado a hacer mella en la supuesta masculinidad de los implicados quienes serían así despojados de los atributos de actividad, fuerza y virilidad para ser ubicados en el supuesto lugar femenino de subyugamiento. Hay en estas expresiones una escala de valores que relaciona lo masculino con el "macho" que se impone y lo femenino con lo subyugado (escuché por ejemplo "en la cárcel le van a poner polleritas"). Esa idea desvalorizante es la que se resume en el insulto "¡¡maricón!!". El maricón es el antimacho.
En relación a esto ayer mi hijo menor, de 7 años, escuchó la palabra "maricón" y me preguntó qué significaba. Me puso en un aprieto, como suelen hacerlo los chicos. Aclaro que él está al tanto de que existen parejas homosexuales porque las ve asiduamente y las considera naturales. Ante su pregunta le dije "se dice que alguien es maricón porque tiene miedo" (recordando el axioma de que el maricón es el que "no se la banca", el cuento El Marica de Abelardo Castillo es muy elocuente al respecto). Y la respuesta de él me dejó atónito: "pá, entonces somos todos maricones, si todos le tenemos miedo a algo". Y tiene razón!
Si pretendemos hacer un mundo donde exista mayor respeto y responsabilidad y eliminar la segregación, vale decir construir un mundo que nos incluya a todos, no podemos sostener la violencia y crueldad ni siquiera para el culpable del peor de los delitos. Por supuesto que el hecho absurdamente doloroso de la muerte de un joven inocente indigna terriblemente, pero no sería favorable a la construcción de una sociedad más pacífica, inclusiva y equitativa promover la violencia sobre nadie, ni siquiera sobre sus delincuentes. Nos tocará entonces como miembros de una sociedad basada en valores de no violencia, no promoverla jamás, ni con nuestros hijos e hijas, ni contra parejas, amigos, conocidos, desconocidos, ni contra el peor de los delincuentes.
No parece haber otra manera más que la de eliminar la propia violencia hasta de las expresiones del lenguaje y confrontarnos con nuestro propio límite tras miles de años de una cultura que nos ha enseñado el darwinismo social, esa idea de imponerse a través de la fuerza de la lucha, que hasta aquí solo ha generado exclusión y sociedades intolerantes y en permanente guerra contra los otros que no son yo, que no son como yo, contra lo distinto.
Pareciera que otra idea viene de la mano del movimiento feminista pero también de otros colectivos que representan minorías y que bregan por la inclusión (como por ejemplo el colectivo de personas con discapacidad), idea que viene cobrando fuerzas e instalando una lógica donde no habría lugar para la crueldad y la violencia que son herederas de ese darwimismo social que, encarnado en nuestra cultura lleva a que algunos pidan ejercer sobre un sector de la sociedad la opresión y el sometimiento que se pretende eliminar de toda la sociedad.
Silvio Rivero
Texto descriptivo para personas con discapacidad visual:
*ilustración pintura Los fusilamientos del 3 de Mayo de Francisco de Goya.
En la imagen se ve un pelotón de fusilamiento ejecutando a varios hombres entre quienes sobresale en el centro de la imagen un hombre de camisa blanca, mientras las siguientes víctimas de ejecución esperan horrorizadas a su lado cubriéndose los rostros*

La "grieta" excluye, la moneda incluye


El concepto de grieta fue acuñado en nuestro país por el periodista Jorge Lanata en un artículo de contratapa de Página 12 de 1989. Pero comenzó a ser de uso popular en 2008 con el conflicto entre el Gobierno y el campo por la Ley 125 y se afianzó definitivamente como concepto en 2015 en época pre electoral. A mi criterio, resulta una construcción interesante y efectiva para el propósito que fuera creada. Se apela a esta imagen de grieta para graficar la división entre habitantes de nuestro país en tanto representantes de distintas posiciones políticas. La idea de grieta supone entonces una división, pero alberga también la idea de solución, ya que si hay una grieta es porque alguna vez se produjo y por lo tanto así como se produjo, se puede deshacer. Tengamos en cuenta que una grieta es un accidente natural, una falla (por ejemplo la famosa falla de San Andrés). Una idea interesante porque, al tiempo que se habla de grieta, vale decir, de un accidente natural, de algo que se genera a expensas de la acción humana, se habla también de "subsanar la grieta", lo que implica acción humana sobre ella para hacerla desaparecer. Una empresa difícil por lo que surge la pregunta: ¿será posible unir los bordes de dicha grieta?
De que existe una división de posiciones políticas y sociales no hay dudas, pero no es nueva, viene de Unitarios y Federales, Peronistas y Antiperonistas.
Pensando en esto quizás la imagen para representar esta división no sea una grieta que es un accidente natural como hemos dicho más arriba, sino otro elemento pero de la cultura, algo creado por el hombre, como puede ser una moneda. Representarnos la diferencia de esta manera nos permite imaginarnos un todo de dos caras que coexisten. Desde esta mirada no tendría sentido insistir en "terminar con la grieta", en terminar con las diferencias, sino que la apuesta, si se quieren tranquilizar las aguas, podría ser la de convencer, persuadir (diría Raúl Alfonsín) al ciudadano de que, para mantener el equilibrio del todo, es necesario sostener aún la cara de la moneda a la que no se pertenece. Soy consciente de que la imagen probablemente resulte extraña, pero ¿no es acaso eso lo que intenta el Gobierno actual cuando habla de "solidaridad"? ¿No es acaso, convocar a quienes están de un lado de la moneda a ayudar a quienes están del otro? Es por eso precisamente que, desde el lado que tiene que colaborar con el sostén del otro, aparece la resistencia ante esta propuesta y aparecen también las consignas totalizantes desde ese lado de dicha moneda, expresadas por ejemplo en el "todos somos el campo", consignas que intentan convencer al todo de que no existe más que una cara de la moneda, que es justamente la que habita quien enuncia la frase "todos somos...".
Considerando asi las cosas quizás habría que aceptar que hay dos caras que no se encuentran más que un borde común pero que coexisten formando un todo que es necesario equilibrar aunque para eso algunos deban resignar algo en beneficio de los demás, a sabiendas de que, en última instancia, eso beneficiará al todo, incluyéndolos también a ellos. La grieta excluye, la moneda incluye.
Silvio Rivero

La locura de matar al diferente


En el cuento "El niño proletario" (1973) Osvaldo Lamborghini relata magistralmente la muerte cruel, sádica y sin sentido de un niño pobre a manos de niños de clase social superior. La obra se constituye así en una crítica feroz a la burguesía que puede llevar al lector a un terreno insoportable por lo descarnado y revulsivo del texto.
Los hechos espantosos de Villa Gesell que terminaron en la muerte de un joven a manos de una manada asesina, me trajeron ese cuento a la memoria. Pero no por equiparar exactamente ambos sucesos, sino porque en ambos subyace una posición que Sigmund Freud nos supo advertir en "El malestar en la cultura" (1930). Allí Freud nos habla de lo difícil que resulta esa empresa llamada "amor al prójimo" ya que a ella se le contrapone otra fuerza poderosa. Dice Freud: "el prójimo es una tentación para satisfacer en él la agresión, explotar su fuerza de trabajo sin resarcirlo, usarlo sexualmente sin su consentimiento, desposeerlo de su patrimonio, infligirle dolores, martirizarlo y asesinarlo".
En Gesell diez pibes de clase acomodada matan a uno de clase trabajadora.
Más allá de las características que estimule el deporte que los asesinos practican, características que hoy puso de manifiesto de manera autocrítica y valiente Tomas Hodger, un rugbier rosarino que dijo "nos creemos el ejemplo y nos creemos moral y físicamente superiores al resto"; más allá de eso, creo que hay una responsabilidad más colectiva que excede a la cofradía del rugby.
Cómo es que se genera tanta crueldad, tanta saña, tanto odio que termina en el espanto de Gesell tan similar al cuento de Lamborghini, por lo impiadoso?
Cuánta responsabilidad tenemos todos como sociedad en esto?
Cuántas veces esos chicos, hoy convertidos en homicidas, habrán escuchado en los medios de comunicación definir despectivamente al humilde como "negro", "vago", "choriplanero"?
Cuántas veces habrán visto la violación a la ley encarnada en empleadas domésticas trabajando "en negro" en sus casas?
Cuántas veces habrán escuchado la estigmatización cuando alguien decía: " se embarazan para cobrar la asignación por hijo", "no trabajan porque no quieren" o "el dinero de las asignaciones se va por la canaleta de la droga y el alcohol"?
Cuánto hace que esos chicos vienen aprendiendo el desprecio al diferente, al humilde y al vulnerable?
Y cuanto hace también que vienen forjando músculos de machitos y la firme convicción de que "son un ejemplo, moral y físicamente superiores al resto" tal como lo expresa Hodger?
Entonces, podemos asombrarnos tanto de ver los monstruos que creamos?
Vivimos en el discurso del odio (en esa maldita grieta inventada para beneficio de algunos) que como maleza invade todo, hasta a nuestros propios hijos y cuando su fruto amargo madura en locura sádica de manada, nos asombramos.
Es hora de intentar que ese discurso de confrontación y dominio, tan patriarcal por otra parte, vaya siendo reemplazado por un lazo social un poco más amoroso que exige ese respeto a la diferencia que las feministas conocen bien. Así al menos la muerte tan absurda de Fernando nos obligará a ser mejores.
Silvio Rivero

domingo, 19 de enero de 2020

Nisman, Aquiles y la tortuga


Uno de los aspectos que más me llamó la atención del documental de Nisman fueron los puntos de absurdo que saca a la luz, tanto al hablar de AMIA como de la muerte del fiscal. Tomo solo dos en relación a la causa AMIA.
En los primeros capítulos el agente asignado por el FBI para colaborar con la investigación entre 1997 y 1998 dice que a él lo sorprendió que se buscaran pistas para probar una conclusión determinada de antemano, en lugar de encontrar pistas que llevasen naturalmente a un resultado. O sea, se sorprende por la inversión del proceso investigativo (ver fotos abajo👇). Vale decir, se determinó que el responsable del atentado fue Irán y luego se buscaron pistas que condujeran a eso, como por ejemplo la famosa combi y su conductor visto por una sola testigo.
Al final del documental Luis Moreno Ocampo también muestra lo absurdo presente desde los inicios del proceso de investigación (ver fragmento del documental al pie del texto 👇).
En el documental y ya en la causa Nisman, se siguen acumulando absurdos, como la escena de la marcha de los fiscales que caminan abrazados bajo la lluvia pidiendo una justicia que ellos mismos tienen que garantizar. O la detención de Lagomarsino porque le prestó un arma al difunto y eso lo hizo "partícipe necesario del homicidio de Nisman", aunque no hay pruebas de que ese homicidio haya existido ni de quienes lo perpetraron. No hay homicio probado, pero aún así hay un detenido que participó de ese homicidio que no está probado que haya existido. Y así los absurdos se suceden. Y eso que en el documental no se menciona la hipótesis que escribe Eduardo Van Der Kooy en Clarín el 22 de febrero de 2015, cuando dice que a Nisman lo asesinó un "comando venezolano iraní con adiestramiento en Cuba" (pongo fecha para que googleen Clarín de ese día y lo verifiquen, no es delirio de quien esto escribe). Según esta hipótesis, se dijo después, que los asesinos serían unos equilibristas, trapecistas y de dimensiones diminutas para poder entrar al baño, ponerle el arma en la mano a Nisman, tirar del gatillo y al mismo tiempo saltar afuera del baño para no interponerse en el trayecto de las salpicaduras de sangre que no fueron obstaculizadas en ningún sector de su trayectoria, todo eso sin dejar huellas en ninguna superficie (convirtiéndose así en el primer crimen perfecto de la historia). Para explicar eso en los medios se decía que los asesinos eran una especie de ninjas. Creo que el director del documental mencionado no debe de haber querido incluir esta hipótesis porque le habrá parecido demasiado increíble. Así como por suerte y en este caso por cuestiones cronológicas, tampoco pudo incluir la hipótesis de Federico Andahazi expresada ayer en TN, donde dijo que no fue un suicidio porque el fiscal era coqueto y "nunca podría haberse suicidado en calzoncillos".
Parece el guión de una película de los hermanos Marx pero lamentablemente es un hecho real que escribirá otro capítulo en estos días con una nueva conmemoración de la muerte y seguramente el resurgimiento de esas disparatadas teorías.
Defender la teoría del asesinato implica -hay que reconocerlo- un importante esfuerzo de creatividad que, en lo personal, se me ocurre similar al de Zenón de Elea. Como ustedes seguramente sabrán, sino les cuento (con el permiso de los filósofos y profesores de filosofía) Zenón era un filósofo discípulo de Parménides, otro filósofo de la Antigua Grecia quien, en oposición a Heráclito postulaba que la idea del movimiento era una ilusión de los sentidos. Para apoyar a su maestro, Zenón elabora una serie de aporías entre las que están, por ejemplo, la de Aquiles y la tortuga. Brevemente (porque en Facebook el tiempo es tirano) esta dice que en una posible carrera entre Aquiles y una tortuga, aquel jamás alcanzaría a esta. Como es eso? Bueno, si Aquiles le da cierta ventaja a la tortuga al momento de iniciar la carrera, cuando Aquiles recorra una distancia determinada, en ese mismo tiempo, la tortuga aunque mucho más lento, recorrerá también una distancia aunque por supuesto, menor. Al razonar así se concluye que, a cada distancia que avanza Aquiles en un lapso de tiempo determinado, le corresponde también una distancia de avance a la tortuga, aunque mucho menor. Por lo tanto, siempre la tortuga estará adelante de Aquiles aunque sea por un espacio infinitamente pequeño.
En el caso de Nisman, como en las aporías de Zenón, hay un forzamiento de la lógica. No existe un solo elemento de prueba para hablar de asesinato, pero aún así y en contra de toda lógica se sostiene que lo mataron. Se califica la muerte de asesinato, se ubica un culpable y luego se buscan pruebas para incriminarlo. Como no se encuentran esas pruebas (básicamente porque no se puede probar asesinato), y tal como Zenón para negar la evidencia del movimiento, se inventan teorías absurdas que expliquen el asesinato inexistente.
Ojalá la justicia pueda darle al absurdo el lugar que le corresponde y pueda cerrar el caso, aunque es seguro que esas hipótesis seguirán existiendo en el imaginario de cierto sector que sostendrá siempre y contra toda lógica, que las tortugas son más veloces que los aquiles.






De chanchos y "cagadores argentinos"

No se trata sólo del chancho que tiraron de un helicóptero en Punta del Este. Esto se suma a las declaraciones de Susana Giménez proponiendo gallineros, hoy ratificadas por ella misma. Se trata de las declaraciones de Miguel Ángel Pichetto burlándose de la tarjeta alimentaria y negando el hambre. Se trata de los "politicos-empresarios" generadores de pobreza dando clases de como generar riquezas. Se trata de funcionarios de un gobierno vacacionando alegremente, mientras la población sufre las consecuencias de las políticas que implementaron (el doble de pobres y desocupados, incremento astronómico de deuda externa, 300% de inflación, etc).
Qué tienen en común estos hechos? Todos son expresiones de al menos una porción de una clase social dominante que se jacta de hacer lo que le viene en ganas, cuando le viene en ganas, con una impunidad que le es propia. Se caracterizan por la falta de respeto a todo lo ajeno a su mundo y por el desprecio hacia todo lo que huela a pueblo.
Por eso estuvo acertado hoy Pepe Mujica cuando le advirtió al nuevo presidente de su país que no lleve a "cagadores argentinos" a invertir en su país. Se refería a este tipo de gente. Estos son los "cagadores argentinos". Son los mismos de siempre y se encargan de demostrarlo toda vez que pueden. Tirar un chancho es una forma más de decir lo mismo de siempre: me garco en todo. Mujica lo captó muy bien y trata de proteger a los suyos de esa gente, ojalá nosotros también comencemos a hacerlo.

Ilustración matanzadigital.com.ar

WOS


Escuho a Valentín Oliva, más conocido como Wos y el futuro me da esperanzas.
Poesía violenta como la época exige. La visión romántica naif no tiene lugar. El amor se presenta con dureza de metal y las palabras cortan ("perdón mi amor si esto te dolió, quise morir de amor pero no me salió" Andrómeda), aunque a veces acarician (¨te vi y perdí el calibre, abrí la jaula y me olvidé de como ser libre. Con vos es todo más simple, te vi un rato y se me fue lo triste. Había un lugar en tu cama y me volví un okupa, el sol en la ventana y me hiciste de lupa. No sé de quien es la culpa". Okupa). Lo social, muy presente al punto que Tristán Bauer en su reciente film "Tierra arrasada" usa el tema Canguro ("no para de toser trabajando doce horas, cobra dos monedas al mes pa' mantener cuatro personas, y no hables de meritocracia, me da gracia, no me jodas que sin oportunidades esa m.. no funciona". Canguro)
Un rapero de 20 años fogueado en duelos de freestyler donde ha ganado y perdido, afilando lengua y estilo. Un artista que va de la pregunta existencial a la realidad social pasando por el amor, la muerte, la fama, el dinero; siempre con rima justa, una cuota cítrica de cinismo y destellos de verdad. Aplausos!!

De gente peligrosa


En el libro De la estupidez a la locura, en uno de sus artículos Umberto Eco cita increíbles frases pronunciadas por George Bush. Acá van sólo algunas.
POLÍTICA: "creo que estamos en un camino irreversible hacia más libertad y democracia. Pero las cosas pueden cambiar" (22 de mayo de 1998). "Sé que en Washington hay muchas ambiciones. Es natural. Pero espero que los ambiciosos se den cuenta de que es más fácil triunfar con un éxito que con un fracaso" (entrevista a la Associated Press, 18 de enero de 2001). "Uno de los denominadores comunes que he encontrado es que las esperanzas surgen en torno a lo que se espera" (Los Ángeles, 27 de septiembre de 2000).
CIENCIA: "Marte está esencialmente en la misma órbita...Marte está más o menos a la misma distancia del sol, lo que es muy importante. Nosotros tenemos fotos donde existen canales, pensamos es agua. Si hay agua, eso significa que hay oxígeno. Si hay oxígeno, significa que podemos respirar" (8 de noviembre de 1994). "Para la NASA, el espacio aún es alta prioridad" ( 5 de Septiembre de 1993). "El gas natural es hemisférico. Me gusta llamarlo hemisférico en la naturaleza, porque es el producto que podemos encontrar en el vecindario" (Austin, 20 de diciembre de 2000). Sé que el ser humano y los peces pueden convivir pacíficamente" ( Saginaw, 29 de septiembre de 2000).
En la misma línea pero ya en nuestra realidad social encontramos, por nombrar solo un par de ejemplos, a exponentes de notoriedad pública como Susana Giménez con su propuesta de instalar gallineros para sacar a millones de habitantes de la pobreza, y ya en el campo de la política a la diputada Amalia Granata quien entre incontables frases absurdas ha dicho en plena campaña "no les prometo nada porque no les voy a poder cumplir". Y con esa frase, ganó!!
Ante tal muestra de disparate empiezo a sospechar que lo de la meritocracia es puro cuento, a no ser que exhibir ignorancia e insensibilidad sea un mérito del cual no estaba enterado. Evidentemente hemos naturalizado tanto el absurdo que, en el ámbito público se expresa casi de manera cotidiana. Y esa naturalización quizás se deba a que, como en esas fotos con perpsectiva cambiada, sabemos que es imposible que eso que se dice entre en el campo de la lógica, pero aún así, no podemos dejar de escuchar sin que nos cause cierta sensación de desconcierto y diversión. Pero a diferencia de esas fotos, la intención no es inofensiva, sino que en estos casos el discurso de estos personajes intenta crear un nuevo sentido común siendo por eso, peligrosos.

"Su" gallinero

Si pensamos que el inconsciente tiene la costumbre de colarse en las palabras dejando expuesto a quien las dice, quizás podríamos ubicar en los dichos de Susana Giménez algo de eso.
A efectos de diversión (o no tanto) me pregunto por qué como modelo de solución al problema de la pobreza se le ocurrió la imagen del "gallinero". Y enseguida se me ocurre pensar que tal vez no se trata de una imagen cualquiera sino más bien de una metáfora surgida a expensas de su intención, claro. Recordemos que, hace unos días, la Sra Giménez, un tanto pasada de copas y enojada por el 30% de impuesto a los gastos en dólares, sacó de la galera de su boca una frase preciosa: "hay que enseñarle a la gente a tener gallinas en el gallinero, qué se yo, cosas..."
Y justamente del gallinero se trata, o como se dice en el campo, de "la ley del gallinero", concepto darwinista por excelencia. Como uds sabrán, en el gallinero las gallinas duermen de acuerdo a un orden jerárquico. Las de mayor jerarquía social se ubican en los palos superiores y las de menor jerarquía en los inferiores. La consecuencia de esto es que, con perdón de la expresión escatológica aquí necesaria, las de mayor jerarquía defecan todas las noches sobre las de menor rango.
Entonces, saliendo del gallinero y volviendo a nuestro zoológico, es esperable que a alguien que en más de una oportunidad abogó públicamente por el darwinismo social, se le presente, entre copas y enojo, la imagen metafórica del gallinero como una auténtica filosofía de vida que tiene como máxima perjudicar a los que están abajo.

Nisman y Poe


El documental "Nisman, el fiscal, la presidenta y el espía" resulta interesante. Por un lado presenta entrevistas que sustentan alternadamente una y otra hipótesis sobre la muerte del fiscal en un intento de dar respuesta a la causa, pero por otro lado va y viene en el tiempo entremezclando con demasiada frecuencia el caso del ataque a la AMIA y el de la muerte de Nisman, lo cual puede confundir al espectador poco interiorizado (pienso en los espectadores extranjeros).
Creo que no llega a contextualizar los hechos en el panorama político más amplio en el que se insertan, ya que el derrotero del documental arranca en 1994 con el ataque a la AMIA y llega hasta 2017. En ese lapso pasaron gobiernos de distintos signos políticos con una incidencia sobre la causa que no siempre queda clara. Pero esta dificultad creo que se debe a la compleja realidad política criolla que no ofrece continuidades sino más bien quiebres y grietas, más que a la pericia del director quien por algo dijo que había sido este el documental más difícil de su carrera.
Lo que si queda claro en el documental es que AMIA, a pesar del deseo de Cristina Fernández expresado en ocasión de la apertura de sesiones legislativas de 2013, de que no sea una pieza más en el ajedrez geopolítico mundial, termina siéndolo. Pieza que nos ha causado un enorne dolor como pueblo. Esta visión del mundo como tablero de ajedrez de potencias militares y económicas se confirma, sobre todo a la luz de la reciente muerte del General iraní Qasem Soleimani a manos del ejército norteamericano. De alli que el Memorándum de entendimiento con Irán, que proponía que la justicia argentina, ante la imposibilidad de extradición, vaya a Teherán a tomar declaraciones a los sospechosos de la voladura de la AMIA, haya sido un elemento que se combatió desde un sector y se favoreció desde otro. Las políticas internacional y nacional se entremezclan en este punto, intereses extranjeros y nacionales se confunden.
Queda claro también que nuestra justicia no tiene una venda puesta y funciona o disfunciona de acuerdo a intereses que la exceden. Esto se evidencia cuando se presentan las conexiones entre los servicios de inteligencia y jueces y fiscales y sobre todo cuando se muestra la dependencia de Nisman respecto de Stiuso y del falso agente Allan Bogado.
Quedan claros también los vínculos políticos evidenciados en los contactos del fiscal y los titulares de los diarios de ese momento.


Queda todo tan claro que no se puede menos que ver que hay intereses que pretenden que las causas (AMIA y Nisman) sigan envueltas en un halo de sospecha. Como en el cuento de Poe, La carta robada, en el caso Nismam, la verdad está ahí a la vista de todos pero, a diferencia del cuento, hay un sector que la busca donde sabe que no está, solo para asegurarse de no encontrarla.

La imagen puede contener: texto

domingo, 5 de marzo de 2017

El ciudadano ilustre. Amor, arte y psicoanálisis en el “infierno de lo igual”





El ciudadano ilustre, film  de Gastón Duprat y Mariano Cohn,  como toda historia que merece ser contada, se sostiene en una constante tensión. Se establece así una permanente confrontación imaginaria, patentizando ese fenómeno tan típico de nuestra época que el filósofo surcoreano Byung-Chul Han ha denominado “el infierno de lo igual”.
Daniel Mantovani, el personaje que en el film encarna Oscar Martínez, es un premio nobel de literatura  que regresa a su pueblo de origen, luego de 40 años de ausencia. Inmediatamente comienza a ser interpelado por los vecinos del pueblo que ejercen una crítica que llega a ser violenta. Se ubica al personaje en un plano de igualdad respecto de los vecinos del pueblo, por el simple hecho de haber nacido allí. Esa circunstancia del lugar de nacimiento lo homologa al resto, lo iguala en el infierno de lo igual. Un infierno que conduce a lo peor.
En el film Mantovani viene a alterar la apacible vida del pueblo introduciendo la diferencia. Él es esa diferencia que rompe la aplastante homogeneidad pueblerina. Surge entonces una pregunta: ¿Se puede hacer diferencia en el infierno de lo igual, sin amenazar su frágil equilibrio?
Lo que Byung-Chul Han denomina el infierno de lo igual es esa tendencia de nuestras sociedades capitalistas e hiperconectadas a homologar.  La sociedad del consumo aspira a eliminar la alteridad atópica. Sus sujetos se encuentran  sometidos al imperio del mercado y sujetados a la lógica de lo mensurable. Podríamos hablar de sociedades donde impera la simetría, donde todo es comparable. No hay alteridad que escape a lo mensurable.
Dice Han “El Eros se dirige al otro en sentido enfático, que no puede alcanzarse bajo el régimen del yo. Por eso en el infierno de lo igual, al que la sociedad se asemeja cada vez más, no hay ninguna experiencia erótica. Esta presupone la asimetría y exterioridad del otro. No es casual que Sócrates como amado, se llame atopos”. El otro, que yo deseo y que me fascina, carece de lugar”.

Contrariamente a esta tendencia de nuestra sociedad hipermoderna, el psicoanálisis no se sostiene en la simetría, sino justamente en su opuesto. El analista no es otro cualquiera, sometido a las leyes del mercado. No es alguien redituable, no es alguien conveniente desde lo económico, ni siquiera es un alguien (el analizante no sabe nada de él la mayor parte de las veces). El analista no es más que el depositario de una función y quien encarna el lugar del sujeto supuesto al saber. Y sin embargo sobre ese que es nadie, por obra de la transferencia, se despliega la fantasmática del analizante que ubica al analista en diversos lugares a cada momento, desplegando sobre él la comedia y la tragedia de su historia y de su presente. Por lo tanto el analista no solo que es nadie, sino que además tampoco tiene un lugar. Un nadie sin lugar, sin topos Es un inabarcable sin lugar. Un atopos. Son las condiciones del amor. El otro del amor dice Han es atópico y asimétrico.
El film al que hacemos referencia, nos muestra justamente esta dificultad hipermoderna. El protagonista aunque premio nobel, es ubicado en el infierno de lo igual, en una posición simétrica respecto de los vecinos del pueblo, en el regreso a ese lugar del que huyó una vez. Estar en el lugar del que escapó inhabilita su “atopía”. Al regresar al pueblo, deja de estar en el virtual espacio de las palabras de sus libros y es inmediatamente igualado al resto. El hecho de ser ciudadano, por más ilustre que sea, ubica al protagonista en la misma ruta que el resto y  su ilustre brillo lo convierte en blanco perfecto en ese pequeño universo especular. No se soporta ese brillo porque es lo que no permite igualarlo al resto. No es más que la gran paradoja brillantemente argumentada en el discurso al inicio de la película. El autor lúcida y angustiadamente advierte que entra al infierno de lo igual al recibir el premio nobel, de allí que sienta que su carrera se acabó. Tanto el arte como el psicoanálisis no están hechos para tranquilizar las aguas. Miller nos advierte que el psicoanálisis no es revolucionario (ya que la revolución vuelve las cosas al punto de partida) sino subversivo, en tanto muestra un reverso, muestra lo distinto. La obra de arte es también subversiva y Mantovani lo expresa claramente en el discurso que inaugura el film.
Si algo queda claro es que en el infierno de lo igual no hay espacio para el verdadero amor. En el film es el odio el que domina el panorama. El enfrentamiento se muestra primero tímidamente y luego de manera salvaje.
En esta época de agonía del eros, como la conceptualiza Han, no es extraño entonces  que se anuncie tantas veces la agonía del psicoanálisis. Muchos van más allá y de la agonía pasan a anunciar la muerte del psicoanálisis. Pero surgen los siguientes interrogantes: ¿puede morir el amor, puede morir el arte, puede morir el psicoanálisis? ¿Acaso no están hechos del mismo material y animados por el mismo espíritu de incompletud?

Un análisis nos permite alejarnos del infierno de lo igual, porque en sí mismo, un análisis es un acto de amor. El amor, el arte y el psicoanálisis están hecho de incompletud, son el reverso del discurso capitalista que intenta completar,  igualar a todos,  ubicando el mismo goce para todos conduciendo al infierno de lo igual. A un mercado para todos solo puede oponersele un amor para cada uno,  un análisis para cada uno, un caso por caso que invente un modo único de arreglárselas con el mundo. 


Trabajo presentado en III Jornadas de Psicoanálisis y Cine, 26 de Octubre de 2016, C.A.B.A.

lunes, 16 de mayo de 2016

Presentación Capítulo Discapacidad y Psicoanálisis de la Asociación Argentina de Salud Mental (AASM)

Se ha constituído en la Asociación Argentina de Salud Mental un grupo de trabajo sobre Discapacidad y Psicoanálisis. La comisión directiva  se encuentra en http://www.aasm.org.ar/es/st/es.Capitulos.Discapacidad-y-psicoanalisis

Nos proponemos abordar la problemática de la Discapacidad desde un enfoque psicoanalítico y en diálogo abierto con toas las disciplinas intervinientes.

Para más información se pueden remitir a la página https://www.facebook.com/discapacidadypsicoanalisis/

Compartimos la presentación del Capítulo en el Programa radial "Esto da que hablar" en FM Flores el pasado 10 de Mayo


jueves, 12 de mayo de 2016

Disuadir el trauma


Trabajo producido por el GRIPSI, Departamento de Estudios Psicoanalíticos en SIDA en infecciones de transmisión sexual (ITS) en la subjetividad de la época; presentado en Jornadas CICBA del Instituto Clínico de Buenos Aires realizadas el 7 de Mayo en la sede de la Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL).

Escriben: Liz Spett; Silvio Rivero; Luisina Rugilo; Javier Souto.Establecimiento de texto: Carlos Gustavo Motta



El GRIPSI es un grupo de trabajo que desde su inicio apuntó a la subjetividad de la época en relación a la temática del Complejo HIV-sida, tal como lo hemos llamado a partir de los aportes de la socióloga Gabriela Giannini y por las investigaciones realizadas a partir de 1987 en el Hospital Muñiz donde se trabajó con los 188 primeros casos de la pandemia del sida en nuestro país. 188 vidas partidas, producto de algo que no sabíamos que era y que el mundo rápidamente por sus prejuicios de orden sexual, lo desplazó a un grupo que condenó llamándolo promiscuo. Hasta que lo desplazado comenzó hacer ruido a un Para-Todos y allí la pandemia provocó la llamada "herida del mundo" término aplicado por el filósofo francés André Glucksman. El GRIPSI, luego de los trabajos de Danielle Silvestre fue el primer grupo americano que se ocupó del tema Psicoanálisis<>sida. Jacques-Alain Miller dio el apoyo inicial para la creación de este equipo de investigación en 1996 y que este año conmemora 20 años ininterrumpido de aportes a la comunidad. La transfiguración de la intimidad fue anunciada por Anthony Giddings y la utilización de la medicina antiretroviral comenzó a ocupar las investigaciones principales, transformando al HIV/sida en una enfermedad crónica. Sin embargo, ello no eliminó la discriminación sufrida a quienes conviven con el virus de HIV tal como debe denominarse de acuerdo a la terminología de ONUsida. Así se marca la convivencia del portador asintomático con el virus por un lado y el sida escrito con minúscula.
Quienes mejor que aquellas 188 personas para saber qué fue una vida de temprana partida.
Vidas partidas. Partidas alude a varias conceptualizaciones a tener en cuenta:
Partidas. En partes iguales o no. Algo se ha roto.
Partida. De algo nuevo. Se parte desde un punto para llegar a otro. Un nacimiento.
Sacar partido de la partida.
Experiencias compartidas. Tomemos otras, más allá del complejo HIV7sida, en este caso la de Primo Levi, sobreviviente de la Shoáh , quien luego de escribir y describir su estadía en el Lager, comete suicidio y la de Elli Wiesel, quien también pasó por el horror , escribió sobre ello y ganó un Premio Nóbel de la Paz en 1986. Podemos incluir al psicoanalista Bruno Bettelheim quien atravesó dos campos de concentración – Dacahu y Buchenwald desde 1938 hasta 1939, durante once meses, antes de la declaración de la Guerra. Se interesó por el autismo infantil. También se suicidó.
La idea para indagar es: El hecho catastrófico es esa irrupción de lo real en la vida de un Sujeto. Qué hace que no tenga el mismo peso en cada quién? Seguramente algo de su estructura anterior lo posibilita. Sin embargo, afirma Primo Levi y varios historiadores, el Láger convirtió la subjetividad en una cosa en una "res". Entonces qué de eso se vuelve a armar? Qué dice el Psicoanálisis al respecto?
Se trata en todos estos casos paradigmáticos de vidas partidas tal como venían siendo. Esa partición opera como un relanzamiento a otra cosa. (Sacar partido de esa terrible jugada). Según Norberto Bobbio : los campos de exterminio han sido no un acontecimiento más en la historia humana, sino EL ACONTECIMIENTO de la historia.
"Una casita blanca permanece en mi memoria, con esta casita blanca sueño todas las noches"…
Así cantaba Simón, uno de los dos supervivientes del campo de concentración Chelmno en Polonia, en el comienzo del documental "Shoah" de Claude Lanzmann. Este documental del año 1985, fue filmado durante casi diez años y tuvo la particularidad que se trato de entrevistas a modo de testimonios de personas, ya sean víctimas, verdugos o meros testigos del holocausto.
Cuenta Simón en la entrevista del documental que, los SS lo obligaban a cantar porque les gustaba su voz melodiosa, cantaba temas de su Polonia natal y el guardia que lo vigilaba le enseñaba canciones militares prusianas. Algo de esas canciones siguieron resonando en Simón, ese resonar que le permitió en ese momento trágico de su vida, saber hacer algo con aquello insoportable que estaba atravesando.
Ese resonar que en la entrevista para el documental le sirvió para reconocerse, como cuando en un momento de la filmación, llegan al lugar donde durante la guerra estuvo el campo de concentración y él dice "Difícil de reconocer… pero era aquí… aquí mataban gente". A partir de esta frase surge la pregunta acerca de lo difícil de reconocer. Reconocerse? Este reconocimiento implica un volver sobre lo conocido, y qué fue aquello conocido, quién fue aquello conocido. Talvez fue un volver a conocerse, un punto de partida, como si todo a partir de allí se resignificaría.
A partir de lo vivido en la Segunda guerra, debimos reconocer algo de lo humano en eso que dice Simón como "difícil de reconocer". Para Simón ese reconocerse partió desde eso que resonaba, una casita blanca con la que soñaba todas las noches. Algo de lo humano o del hombre? Como dice Unamuno en su libro "Del sentimiento trágico de la vida", "soy hombre, a ningún hombre estimo extraño. Porque el adjetivo humanus me es tan sospechoso como su sustantivo abstracto humanitas, la humanidad. Ni lo humano ni la humanidad, ni el adjetivo simple, ni el adjetivo sustantivo, sino el sustantivo concreto: el hombre. El hombre de carne y hueso, el que nace, sufre y muere – sobre todo muere-, el que come y bebe y juega y duerme y piensa y quiere; el hombre que se ve y a quien se oye, el hermano, el verdadero hermano." (Unamuno, 2014). Unamuno en su libro tratará de hacernos reflexionar sobre la esencia del hombre y su posición frente a la muerte, como dirá Eric Laurent en una conferencia a raíz de la presentación de su libro "El sentimiento trágico de la vida": "Unamuno trataba de dar vida a un movimiento ético moral en nombre de la finitud de la existencia…lo que llevaba a la guerra era precisamente la falta de moralidad de la época…la gente se hacía tomar por el consumo y veía esta desaparición del sentimiento auténtico de la vida que incluye la presencia de la muerte…un ser para la muerte que podía por lo menos frenar el surgimiento en lo real de la muerte y de la guerra.". (Laurent, 2011)
Simón a partir de su canción encuentra un saber hacer con lo Real de la muerte, con aquello indecible, con aquello imposible de representar. Algo resuena en el cuerpo de Simón, algo del goce, el placer del canto y la cercanía con la muerte.
Mikael Podchlenik, el otro superviviente del campo de concentración Chelmno cuenta en su entrevista, en el documental : "Todo murió (en Chelmno)…uno es más que un hombre… entonces hay que olvidar…agradezco a Dios lo que quedo y que olvidé y que no se hable de eso…" ,luego continúa diciendo "Estaba prohibido usar las palabras víctima o muerto, porque eso era exactamente como un taco de madera, que eso era pura mierda, que eso no tenía ninguna importancia, que no era nada…los alemanes nos obligaban a decir…que se trataba de figuren, es decir de marionetas, de muñecas".
Para Mikael a partir de Chelmno también se establece un punto de partida, él dice que "todo murió" en Chelmno y sigue diciendo "uno es más que un hombre", siguiendo a Unamuno podríamos decir que un Hombre es un hermano, un padre y el que sobre todo muere. Quizás para Mikael algo del hombre, de lo humano murió en Chelmno.
Mikael prosigue diciendo "entonces hay que olvidar", ahora bien, sabemos que para olvidar es necesario recordar, no podemos olvidar algo que no recordemos, pero si eso a recordar resulta insoportable… Si todo murió para Mikael, qué queda, talvez ser algo más que un hombre si el hombre era el verdugo, quizás sea mejor ser una marioneta. Mikael supo saber hacer con eso insoportable y se transformó en lo que quedo…una marioneta.
Hoy en día estamos atravesados por un discurso que se dirige al Todo y ese todo implica que no hay falta, un goce que no tiene límites, donde se niega la castración. Qué hubieran podido hacer Simón y Mikael si hubiesen sido apalabrados por el discurso capitalista de hoy en día. Eric Laurent define a una época diciendo en palabras de Lacan "para definir una época habría de calificar…el modo en el cuál se goza en una época" y dira "una civilización produce su malestar y ese malestar mismo es su manera de vivir la pulsión".
Un discurso que hace un para todos y que no tiene en cuenta la singularidad del sujeto. Ahora bien, es tan diferente ese Totalitarismo que abarcó la época de la segunda guerra con este para todos del discurso capitalista. El psicoanálisis no debe ser indiferente a esta pregunta, debe inferir, debe molestar, debe hacer presente eso olvidado. Deberemos en palabras de Jacques Alain Miller dar el la de la sinfonía.
Ser una marioneta era una muestra de debilidad?, dice Jacques Alain Miller en su conferencia "El inconsciente y el cuerpo hablante": "La debilidad, por el contrario, es el embaucamiento de lo posible. Ser incauto de un real –lo que yo alabo- es la única lucidez al alcance del cuerpo hablante para orientarse. Debilidad – delirio – embaucamiento, tal es la trilogía de hierro que hace resonar el nudo de lo imaginario, de lo simbólico y de lo real." (Miller, 2015) . Ese resonar de Simón con el que pudo anudar aquello de lo real imposible de soportar.
Esas marionetas que hablaban y no decían, eran cuerpos inanimados, sin vida, eran vidas partidas…
El GRIPSI toma al acontecimiento más allá del HIV/sida y se enfoca en la subjetividad de la época. Uno de nuestros integrantes del equipo de trabajo ha destacado el significante discapacidad como acontecimiento de lo real. Qué se considera discapacidad? Según el marco legal argentino "Se considera discapacitada a toda persona que padezca una alteración funcional, permanente o prolongada, física o mental, que en relación a su edad y medio social, implique desventajas considerables para su integración familiar, social, educacional y laboral" (Ley 22.431,1981. Art. 2°).
Escuchar a un sujeto atravesado por el significante de la discapacidad, hecho carne en su cuerpo es connotar la irrupción traumática. Un hombre de 60 años recientemente diagnosticado como portador de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) relata la incomprensión que lo invadió al momento de escuchar al médico transmitirle el diagnóstico. Su cuerpo ya lo venía preanunciando a través de pequeñas limitaciones en los movimientos finos y continuas caídas.
Recordemos que la ELA o "enfermedad de Charcot" denominada así por haber sido descripta por primera vez por el famoso médico francés en 1869, es una enfermedad degenerativa de las neuronas motoras que evoluciona rápidamente paralizando el cuerpo, de manera tal que el pronóstico es desfavorable, llevando a la muerte por parálisis de los músculos que intervienen en la función respiratoria. La evolución de la enfermedad tiene tal celeridad que nuestro paciente no puede menos que decir que se ve "tomado por la parálisis" que "avanza alocadamente". Ya no puede calzarse los zapatos ni vestirse solo y realiza adaptaciones constantes en su casa para poder manejarse con un mínimo de autovalimiento. Los movimientos voluntarios le resultan cada vez más difíciles de realizar y la sensación es la de un cuerpo invadido por la parálisis a la manera de la "casa tomada" del cuento de Cortázar. Nada se puede hacer contra eso, más que "tratar de no enloquecer".
Freud refiere a lo traumático a una situación de desvalimiento del Yo vivenciada ante la acumulación de excitación que la instancia no puede tramitar. En este sentido el modelo sería el trauma del nacimiento (Freud, 1926, p. 155). Efectivamente, "lo esencial en el nacimiento, como en cualquier otra situación de peligro, es que provoque en el vivenciar anímico un estado de excitación de elevada tensión que sea sentido como displacer y del cual uno no pueda enseñorearse por vía de descarga. Llamemos factor traumático a un estado así, en que fracasan los empeños del principio del placer…" (Freud, 1932, p. 86)
Siguiendo a Freud, pensar la discapacidad supone pensar al trauma: ¿Cómo puede entenderse el estado de un sujeto que de un momento a otro ve sus capacidades reducidas, sus posibilidades tremendamente limitadas y sus proyectos truncados a raíz de algo que irrumpe en su vida? Y lo que irrumpe traumáticamente en su vida es la discapacidad en tanto pérdida de una función o funciones, de un órgano u órganos. El fenómeno del miembro fantasma resulta el mejor ejemplo del trauma inherente a la discapacidad puesto que presentifica una ausencia con una concomitante angustia y dolor en el sujeto que no pueden ser contrarrestados por el registro de lo simbólico.
Jacques Lacan amplía los términos tyche y automaton de Aristóteles entendiendo a la tyche como encuentro con lo real y automaton como el retorno, la insistencia de los signos. A la altura de este Seminario lo real es para Lacan lo que está fuera de lo simbólico, luego, en el Seminario 20 lo real será lo imposible (Motta, 2009, p. 4). La tyche es el encuentro fallido con ese real que se presenta bajo la forma del trauma.
Pensar en la discapacidad, implica pensar en el cuerpo. El cuerpo en tanto sustancia gozante y en tanto propiedad del sujeto tal como nos dice Miller es designado desde el lenguaje del Derecho: "habeas corpus, tu cuerpo es tuyo" (Miller 2013 p. 36). Parafraseando a Miller consideramos que el sujeto humano es un ser sometido al traumatismo de lalengua (Miller 2013 p. 47), "el sonido de lalengua jamás es armónico" lo traumático implica desarmonía y esa desarmonía jamás puede ser reparada, no puede ser curada, y por eso hace del sujeto un"discapacitado de lalengua"
De la misma manera, la discapacidad instalada en un sujeto tampoco puede ser curada, no puede ser anulada y por eso se tratará entonces de hacer algo con lo crónico. Siguiendo el ejemplo de Joyce, que hace de su traumatismo una obra (el sinthome), la persona afectada de una discapacidad pueda llegar a construir un discurso que atraviese la discapacidad.
Ser portador de lo crónico es ser habitado por algo de lo real que puede ingresar al registro de lo simbólico; es vivir una vida partida por un acontecimiento disruptivo, un acontecimiento de lo real que marca un antes y un después. Hacer con ese real, con ese incurable que es la discapacidad, será la apuesta del psicoanálisis
Este punto se acerca al concepto de lo ominoso en Freud, aquello que resulta innombrable, aquello que aparece en lo real e imposible de soportar. Por lo tanto surge un cuestionamiento hacia el cuerpo. Aquí aparece Lo Incurable, entonces, dónde se soporta? Cómo hacer con lo incurable? Para esto debemos entrar en la relación inconsciente-cuerpo.
También aquí podemos situarnos en la relación con el Otro. Ya que la manera en que sea tomada esta discapacidad por el Otro y por los otros influirá en el sujeto. Esta mirada del Otro le dará un significado a la imagen propia del cuerpo. Influirá en la capacidad de hacer soportable esto que aparece en lo real.
La discapacidad sería entonces un obstáculo para saber hacer con lo real?
Podemos pensar Vidas Partidas desde los Padres y desde los Niños:
En relación al niño a pesar de ser quien vive con esto, de ser parte de sí, por lo tanto no hay un antes y un después; se puede pensar "partir" como una imagen partida, como diferencia, una diferencia que comienza a surgir-aparecer a partir de la inserción en lo social, del contexto, de los otros. Este sujeto que está ratificado por el Otro de la palabra. Es decir, hay una imagen que se genera dentro del círculo familiar como normalidad, como cotidianeidad pero al relacionarse con sus pares (escolaridad) comienza a notarse la diferencia, aquí se marca lo diferente, lo extraño del cuerpo, entra en juego el imaginario social, las creencias culturales en relación a la discapacidad, a la falta, aquello que molesta.
Aquí también se puede pensar el certificado de discapacidad como una marca instaurada, sellada, la presencia constante de la falta, de la desigualdad. Para tapar esto generalmente se suelen utilizar los psicofármacos, como una solución rápida, suele tranquilizar al colegio, a la familia. Pero esto no se puede tapar ya que aparecerá por otros lados. Por eso desde la labor del psicólogo en las escuelas, como acompañante, en realidad se apunta a la inclusión más que a la integración.
Poniendo el acento en los padres, se habla de una vida partida, ya que primero genera una cierta responsabilidad – culpabilidad al concebir un hijo con discapacidad. Aquí deben aprender a como manejar esto, como soportar lo incurable. Existe un antes y un después en la vida de la madre, en el deseo puesto en ese hijo, en el ideal que acontece al nacimiento, en el imaginario; y un después del acontecimiento, de un hecho real, de aquello impensable, de una falta real. Soportar aquello incurable, soportar la falta, la imagen intolerable.
Se podría pensar al psicoanalista con niños como áquel que viene a favorecer la función del escabel?: "los escabeles están allí para producir belleza porque la belleza es la defensa última contra lo real". El analista intenta encontrar la forma de soportar este real. Actúa de intermediario entre lo inconciente y lo real, para que aquello externo sea más soportable, para que exista una especie de "filtro" de "amortiguador" entre el niño y el otro. Intenta generar o poner a su alcance las herramientas para que este niño pueda saber hacer con su discapacidad. Interviene en la creación del lazo social. Desde la palabra, desde el juego, utilizando diferentes herramientas, apunta a dar otro sentido a lo que es dicho, dar otro sentido a esa discapacidad; posibilitar ser a lo que no es. Ya que aquí no se trata de "curar" un síntoma, se debe intentar hacer establecer un soporte, intentar tolerar lo incurable.
"El cuerpo se muestra apto para figurar, como superficie de inscripción, el lugar del Otro del significante. A partir de Hay-lo-Uno, el cuerpo aparece como el Otro del significante, en tanto que marcado, en tanto que el significante hace en él acontecimiento, este acontecimiento de cuerpo que es el goce, aparece como la verdadera causa de la realidad psíquica".
Hacerse un cuerpo. El niño es hablado. Qué ocurre cuando las prácticas médicas invaden este cuerpo antes de que haya podido formarse? Que ocurre cuando este sujeto está atravesado por la medicina antes del cariño de la madre? Qué ocurre cuando hay una hiancia entre esta unidad madre-hijo?
"Lo imaginario es el cuerpo. El cuerpo aparece como imagen, imagen en el espejo. La construcción borronea acentúa que como el cuerpo participa primero en la economía del goce, es a través de su imagen. El cuerpo condiciona todo aquello que el registro imaginario aloja de representaciones, significado, sentido y significación y la propia imagen del mundo. Es en el cuerpo imaginario donde las palabras de la lengua hacen entrar las representaciones, que nos constituyen un mundo ilusorio a partir del modelo de la unidad del cuerpo. "Entonces ¿qué ocurre cuando este cuerpo se encuentra marcado, en falta, obstaculizado frente a lo real?
Así hemos tomado el vector actual de investigación del GRIPSI: lo crónico.
Puesto que más allá de lo real, se verifica que lo crónico en el cuerpo tramita las mismas variables subjetivas de desesperación, rechazo, aceptación y atravesamiento. Estas variables humanas del dolor finalizan, la mayoría de las veces con un saber-hacer. Otras, en cambio, permiten que lo real aplane de modo absoluto al deseo y es cuando el goce con toda la opacidad que lo caracteriza, provoque en la vida misma un quiebre haciendo significantización en una vida partida.
Lo real deviene en Lo crónico y éste en Lo incurable, un debate posible que surge de la convocatoria de esta Jornada del CICDEBA.
Este pasaje a Lo incurable es la apuesta del Psicoanálisis puesto que con ello existe una garantía de saber-hacer.
BIBLIOGRAFÍA
  • Aguado Díaz, Antonio León. Historia de las deficiencias. Colección "Tesis y Praxis". Escuela Libre Editorial. Fundación ONCE. Madrid 1995.
  • Argentina. Ministerio de Salud de la Nación. Ley 22431 Sistema Integral de Protección de los Discapacitados. Buenos Aires. 1981
  • Asamblea General de las Naciones Unidas. Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. 2006
  • De Lorenzo García, R. El futuro de las personas con discapacidad en el mundo. Desarrollo humano y Discapacidad. Fundación ONCE. Ediciones del Umbral. Madrid 2003.
  • Freud, Sigmund. Inhibición, síntoma y angustia (1925). Vol 20. Editorial Amorrortu. Buenos Aires. 2008.
  • Freud, Sigmund. Nuevas conferencias de introducción al psicoanálisis. 32° conferencia Angustia y vida pulsional (1932). Vol 22. Editorial Amorrortu. Buenos Aires. 2008
  • Lacan, Jacques. Seminario 11 Los cuatro conceptos fundamentales del Psicoanálisis. Paidós. Buenos Aires. 1987.
  • Miller, Jacques-Alain. Piezas sueltas. Paidós. Buenos Aires. 2013.
  • Miller, J. A. (2015). El inconsciente y el cuerpo hablante. REVISTA LACANIANA DE PSICOANÁLISIS Nº 17, 21-32.
  • Motta, Carlos Gustavo, Lo Real. Publicación del Centro de Estudios Superiores en Psicoanálisis y Psiquiatría. Buenos Aires. 2009.
  • Motta, Carlos Gustavo. Psicoanálisis y sida. Ed. Aulas y Andamios. 4 edición. (2014).
  • Motta, Carlos Gustavo. Las películas que Lacan vio y aplicó al psicoanálisis. Ed. Paidós. (2013).
  • Organización Mundial de la Salud. Clasificación Internacional del Funcionamiento, la Discapacidad y la Salud (CIF). Versión para la Infancia y la Adolescencia. 2001.
  • Palacios, A. y Romañach, J. El modelo de la diversidad. La bioética y los derechos humanos para alcanzar la plena dignidad en la diversidad funcional. Diversitas, Madrid, 2006.
  • Unamuno, Miguel de (2014). Del sentimiento trágico de la vida. Buenos Aires: Losada.